Ventajas del teletrabajo

Las ventajas del teletrabajo son variadas y han hecho que multinacionales y otras corporaciones hayan apostado por esta modalidad de forma total o parcial (combinando trabajo presencial y trabajo a distancia). Estos son algunos de los principales motivos por lo que el teletrabajo está al auge.

  • Beneficios Sociales. Las políticas de empresa para con sus empleados en materia de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) apostando por la calidad de vida, se traduce en mejores resultados
  • Discapacidad e integración. Un colectivo que muchas veces está asociado a problemas de movilidad, pero que sin embargo están formados y capacitados para realizar la mayoría de funciones. Falicitarles el trabajo a distancia es un obstáculo menos que salvar para ellos, tiene el mismo resultado con el añadido de los Beneficios fiscales de contratación para la empresa
  • Ahorro en infraestructura. La plantilla se puede distribuir en distintas zonas geográficas, lo que disminuye las necesidades de espacio de la empresa y en consecuencia de los gastos de infraestructura que se generan.
  • Movilidad.  Las grandes ciudades generan grandes movimientos de vehículos en las horas puntas, provocando atascos y retrasos en la llegada de sus empleados. Gracias al teletrabajo, trabajador y empresa optimizan mejor el tiempo, mejoran en rendimiento en beneficio de todo el equipo.

¿Por qué apostar por el teletrabajo?

Apostar por el teletrabajo; una realidad presente.

Apostar por el teletrabajo ya no suena lejano aunque la modalidad “insitu” sigue siendo la más frecuente dentro de los entornos de trabajo. Bien es cierto que muchos puestos requieren de forma presencial a la persona en su puesto, pero también es verdad que a medida que las comunicaciones y la tecnología avanzan, a la par lo hacen con ellas nuestra forma de trabajar.

Casi el 100% de los trabajadores están conectados a Internet de una forma u otra e incluso la gestión de la documentación de las empresas se gestiona en la nube con una progresión claramente al alza. Esto nos lleva a pensar si los cambios que venimos viendo fundamentalmente en estos primeros años del Siglo XXI, son extrapolables a la manera en que se organizan las plantillas. Además, no es descabellado pensar en el teletrabajo como solución eficaz a la reducción de costes de las empresas.

Las primeras que han apostado por esta modalidad han sido las grandes corporaciones que han incorporado políticas de Responsabilidad Social Corporativa a través de sus departamentos de Recursos Humanos facilitando al empleado modalidades de trajo en remoto. Son conocidas algunas tecnológicas como Google, Apple o Microsoft que compruebas que a mayor satisfacción, mejor rendimiento y en consecuencia incremento de beneficios.

Desde asociaciones y colectivos de personas con alguna discapacidad, también se ha reivindicado la modalidad del trabajo a distancia, una manera de integrar y de poner el potencial individual en favor de la empresa.

Sirva también a modo de reflexión, la evidencia del crecimiento en lo que a población se refiere en determinados núcleos urbanos en detrimento de zonas rurales o ciudades más pequeñas. Atraer el talento y distribuir la población de manera ecuánime, es una característica también del teletrabajo que en consecuencia consigue ciudades más cómodas y menos masificadas. Se acabaron los atascos y el llegar tarde; todo, es más aprovechable.

Finalmente, existe la creencia errónea de pensar que la disgregación de los puestos supone un menor control del equipo, pero la realidad es que nunca antes estuvo todo tan medido y parametrizado con estadísticas, Big Data, etc como ahora. Todo es medible aquí o en Sebastopol y ofrecer facilidades y calidad de vida se traduce casi siempre en mejores resultados.